Rude Boys y violencia política en Jamaica

A lo largo de los años 60 el termino rude boy o rudeboy se refería principalmente a grupos de hombres jóvenes, desde mediados de la adolescencia hasta finales de los veinte años que habitaban las áreas alrededor de West Kingston. Las personas clasificadas con mayor frecuencia bajo este término fueron principalmente desempleados, jóvenes que habían abandonado la escuela y migrantes del campo, que vivían al día, tomando el trabajo estaba disponible o realizando tareas menos legítimas. Desde el pequeño delito callejero hasta formas más organizadas de hurto e, incluso, violencia a gran escala. Las actividades de esta nueva clase urbana era motivo de preocupación tanto dentro de los guetos de la capital, Kingston, como a nivel nacional.

Sin embargo, el término en rude boy también conlleva connotaciones de transgresión, audacia, sin mencionar la capacidad de superar la autoridad de la policía o el ejército. Dependiendo del contexto de su uso, el término rude boy significa alternativamente desprecio o una expresión de orgullo, ocasionalmente ambos simultáneamente.

Artículo 'Rude Boys y Violencia Política en Jamaica' de Condenado Fanzine (2021)
Artículo ‘Rude Boys y Violencia Política en Jamaica’ de Condenado Fanzine (2021)

Éxodo a Kingston: El origen de los shanty towns

Contrariamente a lo esperado y deseado, la independencia de Jamaica no produjo una amplia prosperidad para el país y sus nuevos ciudadanos. Más bien fue acompañado por un aumento desempleo, una contracción de la clase media urbana y un gran movimiento de población desde las zonas rurales hasta los barrios marginales en expansión alrededor de West Kingston. Antes de la independencia de la isla, entre 1943 y 1960, la población de Kingston aumentó en un 86% a 379.600 personas, es decir, una cuarta parte de la población de Jamaica, algo que se incrementó tras 1962.

West Kingston acumuló la mayor parte de la emigración desde el campo a la gran ciudad de Jamaica. Se construyeron muchos poblados de chabolas que recibieron el nombre de shanty towns, que fueron inmortalizados en la canción “007 Shanty Town” de Desmond Dekker & The Aces. Precisamente, una de las influencias de estos rude boys surgidos de los shanty towns fueron las películas de James Bond, además de los westerns, films de gangsters u otros títulos como Ocean’s Eleven (la película de 1960 protagonizada por el Rat Pack), aunque la canción de Desmond Dekker estuvo inspirada por una manifestación estudiantil contra la idea gubernamental de construir un complejo industrial cerca de una playa. 

En el estudio Kingston: A Societal Patchwork explican que “este crecimiento demográfico en Kingston conllevó, por un lado, a la saturación del mercado laboral y, por otro lado, una escasez de viviendas e infraestructura adecuadas, lo que dio lugar a la proliferación de guetos y barrios marginales en los extremos más alejados de la ciudad. En West Kingston, crecieron las áreas empobrecidas y se extendieron como, por ejemplo, Back O ‘Wall (posteriormente conocido como Tivoli Gardens), Ackee Walk, Jones Town, Boys’ Town, Trench Town o Arnett Gardens, siendo este último un proyecto de viviendas del gobierno más conocido por su apodo de Concrete Jungle. Como metáfora, Concrete Jungle evoca los peores aspectos de la vida urbana moderna: paisajes antinaturales, frías y deprimentes estructuras de hormigón y acero, con torres artificiales que proyectan la zona en la sombra al bloquear el sol, vegetación viva que no se encuentra en ninguna parte“.

East Kingston no se libró de estas zonas urbanas precarias como Wareika y Mountain View, entre otras. Es importante destacar que, con el paso de los años, Kingston se ha ido cubriendo continuamente de hormigón, lo que destaca claramente contra el verdor del resto de la isla bautizada como ‘la Tierra de la Madera y el Agua’ por los primeros habitantes de Jamaica, los indios taínos. Esta “sobredosis de hormigón” también se hace eco del sobrenombre sutil que el legendario Lee “Scratch” Perry le dio a Kingston: “King’s Stone“.


Contenido sugerido: Podcast sobre Rude Boys y música jamaicana


El nacimiento de los rude boys

Incluso en Jamaica, donde la transición a la independencia fue relativamente incruenta (o quizás especialmente debido a esto), la ambivalencia de los sujetos poscoloniales, particularmente las clases trabajadoras y los pobres, hacia la policía y el sistema de justicia penal es especialmente evidente. Un ejemplo de esta ambivalencia a nivel del discurso popular es el surgimiento, en el período inmediatamente posterior a la independencia, en un momento de creciente desorganización política y social, de otra figura ambigua: el personaje del rude boy. Es el rude boy, su relación ambivalente con la policía y el orden público por un lado, su lucha contra la desigualdad por el otro, y su aparición junto con el rocksteady de 1967 y 68 lo que presenta uno de los momentos críticos de la emergencia. de un mensaje político coherente dentro de la música popular jamaicana. Este mensaje se vuelve cada vez más evidente no solo en el contenido narrativo de las canciones de rude boy, si no en el mismo lenguaje de sus letras, es decir, en el uso de formas lingüísticas vernáculas. Es un mensaje de ambivalencia con respecto a la independencia, la desigualdad, la criminalidad y la autoridad: una ambivalencia que refleja la persistencia de las relaciones económicas coloniales y los sistemas de autoridad dentro de la Jamaica independiente y su ideal de ciudadanía burguesa liberal poscolonial“, explica James Mathien en su estudio Rudie’s In Court Now: The Rudeboy and the Role of Popular Vernaculars in the Politicization of Jamaican Music .

En 1959 había surgido un sonido distinto y comenzó a suplantar la decadente música R&B y “racial” que se podía escuchar en las emisoras de radio de la costa del Golfo de Estados Unidos durante los años 50, así como el calypso que había sido popular en todo el Caribe. Esta forma temprana, conocida como ska, fue ante todo música de baile. Surgió en un momento en que la única estación de radio local, Jamaican Broadcasting Corporation (JBC), se negaba a emitir música popular actual de cualquier origen y cuando los costos de una banda de baile ponían la interpretación en vivo fuera del alcance de la mayoría de los jamaicanos; el ska fue de la mano de una pequeña revolución en los medios. Durante la mayor parte de principios de los años 60, el lugar principal de la música ska fue el sound system. Surgiendo a finales de los 50, los sound systems estaban esencialmente dominados por P.A.s  que viajaban en la parte trasera de los camiones por las chabolas de Kingston“, prosigue el estudio de James Mathien.

El movimiento de los sound systems hacia la producción y venta de discos a pequeña escala vio el surgimiento repentino de un nuevo lugar para el discurso público, relativamente independiente del control estatal y externo. Con el tiempo, esto se convertiría en un escenario de debate político cada vez más radicalizado, expresado en términos populares. Acompañado de una reducción del tempo y un mayor énfasis en el contenido lírico, este período vio la aparición de comentarios sociales más explícitos, tocando temas políticos y religiosos. Dada una mayor importancia por la co-presencia de los cambios en la estructura musical, estos temas se asociarían más tarde a los matices revolucionarios y la crítica social más coherente del reggae“, analiza el texto de James Mathien. 

El rude boy en la música jamaicana

En 1962, el productor de discos Duke Reid lanzó “Rough and Tough” de Stranger Cole, un ska que fue uno de los primeros ejemplos de un cantante en la música popular que advirtió a estos jóvenes rebeldes a través de la música. Algunos vocalistas y productores de discos, en particular, empezaron a darse cuenta de que había una gran audiencia y un mercado incipiente de canciones sobre rude boys y mensajes inmorales y capitalizaron debidamente la tendencia invirtiendo grandes sumas de dinero en la producción discográfica.

Algunos productores buscaron dar glamur al fenómeno en sus grabaciones; otros intentaron condenarlo; mientras que algunos vocalistas aprovecharon la oportunidad para enviar un mensaje a los rude boys sobre la inminente fatalidad que les esperaba. Los productores de discos descubrieron que había un mercado para el mensaje inverso y buscaron idealizar a los rudies con varias grabaciones. De las más importantes fueron tres cortes de The Wailers: “Let Him Go“, “Rudeboy” y “Jailhouse“, todos grabados para el productor Clement ‘Coxsone‘ Dodd. Irónicamente, sin embargo, la primera grabación de The Wailers para el sello discográfico Studio One de Dodd a principios de 1964 envió el mensaje contrario a través de “Simmer Down“.

1965 vio a Alton Ellis unirse al llamado para poner fin al matonismo de los rude boys. Éste ya había capturado la imaginación de la nación y se escribieron innumerables canciones sobre el tema. Los rudies eran ensalzados al más puro estilo Robin Hood y algunos los consideraban héroes. Ellis, sin embargo, tenía una opinión diferente y trató de disuadirlos de sus acciones con “Dance Hall Crashers“: Dance crashers, no rompan esto, por favor no hagan un escándalo, no usen un cuchillo para quitarle la vida a otra persona, lo lamentarán“, cantaba Ellis. De hecho, él tenía un triplete de canciones sobre el tema, las otras dos son “The Blessing Of Love” y “Cry Tough“, ambas grabadas para el productor Duke Reid. Lamentablemente, Ellis comenzó a recibir amenazas de sus competidores y volvió pacíficamente a cantar principalmente canciones de amor.

En 1967, “Tougher Than Tough” de Derrick Morgan, como su nombre indica, fue una de las canciones de rude boys más duras jamás hechas en Jamaica. Empleando el ritmo de rocksteady, su letra escalofriante es inflexible: en respuesta a la pregunta del juez “¿Qué tienen que decir ustedes ?“, “fuertes como el león, somos hierro“. Una de las ironías de la canción fue su comparación con el personaje del cantante Derrick Morgan, quien era conocido por su actitud siempre serena y tranquila.

Morgan nació con un defecto visual y fue visto como la última persona en la música reggae en promover el matonismo de los rude boys. Otra opinión sobre esta temática es que estas composiciones no buscan ensalzar la actitud de estos jóvenes si no que retratan la realidad sociedad y no necesariamente promueven la violencia o representan el carácter del intérprete. Dentro de las canciones pro rude boys encontramos “Rudies Don’t Fear” o “Court Dismiss” de Derrick Morgan; “Set Them Free” y “Don’t Blame The Children” de Lee ‘Scratch’ Perry; “Dreader Than Dread” de Honeyboy Martin o también ésta “Rudies Are The Greatest” de The Pioneers.

En estos años, artistas como The Wailers, The Maytals o Desmond Dekker estaba considerados como rude boys. Prince Buster comenzó su carrera musical como rude boy protegiendo el sound system de Coxsone, antes de convertirse en el legendario cantante que conocemos su labor era evitar que los desmanes de los rude boys reventasen el sound system, es decir, hicieran de dance crasher o reventadores de la juerga. En su faceta como cantante tocó el tema de los rude boys en diversas composiciones como “Rude, Rude, Rudee“, “Too Hot“, “Hard Man Fe Dead” o “Judge Dread“.

Prince Buster y Derrick Morgan protagonizaron un pique muy sonado en la isla a través de las letras de sus canciones hasta el punto en el que Prince Buster amenazó con publicar un tema llamado “Chinese Jacket” en la que iba a citar directamente a Morgan; y éste respondió que él publicaría otro tema en el que iba a hablar de la mujer de Buster. Las disputas entre fans fueron tan importantes que el gobierno de Jamaica intervino pidiendo a los dos cantantes que cesasen e incluso llegaron a fotografiarse juntos y declarar que eran grandes amigos. Desde entonces el pique siguió en un tono más distendido y, por ejemplo, a “Tougher Than Tough”, Prince Buster respondió con “Judge Dread“.

The Silvertones, The Slickers, The Clarendonians, Desmond Dekker y otros artistas también tenían mensajes para los rude boys, provenientes de varios puntos de vista. Un artista que no podía quedarse quieto y contemplar el fenómeno de las canciones sobre los rudies sin añadir su voz fue Bob AndySu aportación fue una composición de clase extrema como es “Crime Don’t Pay“. Fue persuasivo y abrió los ojos, mostrando nítidamente lo que podría ocurrirles si no se detenían. Comenta en la canción: “¿Qué hay de tu casa, qué hay de tu comida, qué hay de tu futuro también? No parece que te importe el año que viene, solo vives el hoy“. 

Otras grabaciones notables sobre este tema durante ese período fueron “Guns Fever” de la banda de Baba Brooks, “Rudies All Around” de Stranger Cole, “Don’t Be Rude” y “Copasetic” de The Rulers, “Badness Don’t Pay” de Leroy Smart, “Big Bad Boy” de Alton Ellis, “Rude Boy” de los Clarendonians, “Too Hot” de Prince Buster, “Run Boy Run” de Dudley Sibley o “Gun Fever” de The Silvertones.

De rude boys a soldados del partido

En 1963, los rude boys deseosos de escalar en la pirámide social habían comenzado a luchar entre sí por el control del gueto, contribuyendo al desarrollo en Jamaica de lo que se conocería como turf politics, donde los partidos políticos buscaban el control geográfico o posicional sobre áreas urbanas específicas entregando el control de estas comunidades, conocidas como garrisons, a las pandillas de rude boys como parte de una estrategia electoral para asegurar votos.

Todas las alianzas entre políticos y pandillas de rude boys comienzan a intensificarse a raíz del proyecto del vecindario de Tivoli Gardens que lideraba Edward Seaga. Dueño de un sello musical, West Indies Records Limited, en el que, entre otros, grababa Byron Lee, quien era la mano derecha Alexander Bustamante, en aquel momento presidente de Jamaica y del Partido Laborista de Jamaica (JLP). Finalmente, Seaga vendió la compañía a Byron Lee, que la renombraría como Dynamic Sounds, tras ser elegido parlamentario en 1962 por el Partido Laborista. 

El delfín del presidente de Jamaica, que había residido en West Kingston, quería acabar con Back O’ Wall, un distrito lleno de rastafaris y partidarios del Partido Nacional del Pueblo (PNP). En 1963, los bulldozers del Parido Laborista habían aplastado buena parte de las chabolas y construcciones de este shanty town. Para defender la operación, Seaga se valió de gangsters y pistoleros que se enfrentaron a los habitantes que no querían ser desalojados de sus casas. Este suceso, las vivencias y sentimientos vecinales de Back O’Wall fueron reflejados por Prince Buster en “Shanty Town”.

A mediados de los años 60s, Dudley Thompson y Anthony Spaulding, los dos hombres fuertes de la PNP en West Kingston, llegaron a alianzas con las bandas Spranglers y Vikings. El PNP tomó cumplida cuenta de la acción del PLJ en Back O’Wall y empezó a hacerse fuerte en Trenchtown y Arnett Gardens, barriada conocida como Concrete Jungle.

Por su parte, Edward Seaga, que se había convertido en la mano derecha Alexander Bustamante, llegó a un acuerdo con otra banda, Phoenix, comenzando así las luchas entre pandillas que eventualmente incitaron una guerra de baja intensidad y soterrada en West Kingston que se iba a extender durante los 60s y 70s. 

Los señores de la guerra

Los pistoleros llegan a la ciudad cantaban The Heptones en  “Gunmen Coming To Town” y desde luego disparos (y muchos) hubo en West Kingston. Algunos de los rude boys metidos a jefes pandilleros más conocidos en aquellos años fueron Bucky Marshall, al frente de Concrete Jungle, Dennis ‘Copper‘ Barth y Tony Welch fueron tres de los más conocidos capos en nómina del PNP mientras en por parte del JLP destacaron Earl ‘Tek Life‘ Wadley, Carl ‘Byah’ Mitchell, de quién se dice fue la persona contratada por la CIA para montar el asesinato frustrado de Bob Marley en diciembre de 1976.

Sin embargo, el nombre más sobresaliente de los jefes de los bajos fondos a sueldo del Partido Laborista fue Claudie Massop, perteneciente a Phoenix y don de Tivoli Gardens. Precisamente, en los trabajos iniciados para la construcción de este barrio, en 1965 y especialmente en 1966, se desató una violenta guerra entre pistoleros de ambos partidos políticos que iba a durar varias décadas.

Si el caluroso verano de 1966 en Jamaica propició el nacimiento del rocksteady, género que también coincidió con la popularidad de la figura del rude boy en las composiciones musicales de los grupos jamaiquinos, el tiempo estival también fue muy caliente en West Kingston. En octubre de 1966, el gobierno de Jamaica decretó el Estado de Emergencia, incluyendo toque de queda. El primero que no obedecía a consecuencias naturales. El balance era de 20 fallecidos, más de 500 heridos y 500 detenidos.

Cuando el JLP y el PNP comenzaron a pagar a hombres armados y a repartir armas de fuego por los guetos, no esperaban semejante escalada de violencia. “Los políticos [habían] creado un monstruo que no podían controlar” y se volvieron dependientes de las pandillas que amenazaban con independizarse de sus patrocinadores políticos.

La situación se volvió todavía peor a comienzos de la década de los años 70. El 1972, Michael Manley, candidato del PNP, consiguió la presidencia del gobierno. Un político que predicaba una tercera vía llamada socialismo democrático, con amistad con Fidel Castro y Cuba, no era muy bien visto por los halcones de Washington. La CIA intervino apoyando con armas a los rivales políticos de Manley y a sus pistoleros asociados; el PNP también reaccionó de forma similar y la violencia subió de nivel en las calles de Jamaica obligando a decretar otro nuevo estado de Emergencia en 1976 que estuvo en vigor durante un año.

Concierto por la paz

Claudie Massop, don de Shower Posse, renombró a la pandilla conocida como Phoenix; fue quién dio el primer paso para detener la guerra civil encubierta que se vivía en Kingston. En 1977 compartió celda con uno de los señores de la guerra rivales, Aston ‘Bucky‘ Marshall, que era el don de Arnett Gardens. Ambos habían sido amigos de juventud en Trenchtown y llegaron al acuerdo de que era necesario parar la guerra.

Claudie Massop sugirió que se convocara una tregua y para demostrar que era real se debía celebrar un concierto para promover la campaña de paz. Conocían y admiraban a muchas estrellas del reggae, algunas de las cuales ahora eran internacionalmente famosas, porque en un momento todos habían luchado juntos en el gueto. Ambos habían conocido y crecido junto a Bob Marley o Peter Tosh y ambos se dieron cuenta de que la presencia de estas estrellas de perfil alto ayudaría a validar la causa.

Bob Marley se encontraba viviendo en Reino Unido tras el intento de asesinato que había sufrido en 1976 e iba a ser muy complicado convencer que volviera del exilio. Massop, Tony Welsh y Earl ‘Tek Life‘ Wadley viajaron a la capital británica y convencieron a Marley para lograr su presencia en el programa de paz propuesto porque esto ayudaría a calmar la violencia de las pandillas en Jamaica.

One Love Peace Concert se celebró el 22 de abril de 1978 en Kingston, el día anterior se cumplían 12 años de la visita a Jamaica del emperador de Etiopía,  Haile SelassieClaudie Massop, Bucky Marshall. Tony Welch y ‘Tek Life’ Wadley subieron al escenario durante una de las actuaciones para realizar los coros de una canción. En este concierto, además de Bob Marley y otros artistas, también estuvo presente su ex compañero en The Wailers, Peter Tosh, que en 1978 publicó este single llamado de inspiración rude boy llamado “I’m The Toughest“. 

Durante el concierto, Bob Marley también logró que los líderes de los dos partidos rivales, Seaga y Manley, subieran al escenario para darse un abrazo. Sin embargo, la paz y concordia no iba a durar mucho. Unas semanas después, en mayo de 1978, Dennis ‘Copper’ Barth, miembro del PNP y persona con la que Massop había empezado a realizar las gestiones para la tregua, fue tiroteado. El asesinato de Barth fue organizado por Lester ‘Jim Brown’ Coke, que tenía puesto el ojo en el liderazgo de la pandilla más poderosa del JLP, la Shower Posse, y para ello quiso destruir la la tregua organizada por Massop. En febrero de 1979, la policía ejecutó a Massop durante una parada de tráfico en la que le dispararon más de cincuenta veces. Y para fines de ese mismo año todos los líderes de pandillas que habían organizado la tregua había sido asesinados. 

Con la llegada de los años 80, Seaga reemplazaría a su primo, Manley, en la presidencia del gobierno y los gangsters se independizaban de los partidos políticos gracias a una nueva vía de financiación: el tráfico internacional de cocaína. La Casa Blanca encontró en Seaga a un cooperador necesario para utilizar a su país como plataforma para combatir la insurgencia comunista en Centroamérica mientras que los pistoleros participaban junto a la CIA en en el envío a Estados Unidos de toneladas y toneladas de marihuana jamaiquina y cocaína colombiana. Pero esa es otra historia que hoy no voy a contar…


Autor: Charlie Condenado


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .