Crónica Good Riddance + Satanic Surfers + Blowfuse @ Sala Cats. Madrid

el

Grupos: Good Riddance + Satanic Surfers + Blowfuse
Ciudad: Madrid
Lugar: Sala Cats
Fecha: 3 de junio de 2016

La gira más noventera de la temporada“, así se refería Jorge, cantante y guitarrista de Blowfuse, al tour junto a Good Riddance, Satanic Surfers que durante varios días han estado recorriendo el país. Tanto que fue noventero, incluso, se puede decir que fue un viaje en el tiempo a esos maravillosos años en los que empezaba a disfrutar del punk en todas sus variantes. A los años de esas primeras escapadas a Madrid para ver conciertos. Cuando todo era novedad y efervescencia adolescente.

Una conexión emocional con el pasado que comenzó con una banda del presente y con mucho futuro: Blowfuse. El grupo de Barcelona fue el primero en comparecer sobre el escenario de la Sala Cats de Madrid, desatando las ‘hostilidades’, es decir, los primeros pogos de una velada que fue muy agitada en este sentido. Debo reconocer que era el grupo al que más ganas tenía de ver en directo, ya que era a los únicos que no había podido hacerlo.

Ante una audiencia joven, lo cuál es de agradecer ya que uno termina pensando que en este del rock and roll no hay relevo generacional. Sin embargo, Blowfuse arrastran un público entusiasta y energético que siguió con pasión su actuación. Mucha actitud, un punto de locura y buen pun rock como ingredientes para entrar en la espiral del cuarteto catalán que repasó canciones de sus dos entregas: Couch y Into the Spiral.

Cuando Blowfuse dejaron el escenario, la temperatura era elevada y desde entonces no paramos de sudar, salvo en el momento en la seguridad del establecimiento dejó salir a la calle al público para tomar aire. No menos sudoroso fue el concierto de Satanic Surfers. Sin concesiones en las primeras filas. Repasando clásicos como “Hero of Our Time“, “Puppet“, “Head Under Water“, “Why?” o “Good Morning“que fueron coreados y celebrados por una audiencia entregada.

El ambiente no decayó con la presencia de Good Riddance. Más bien todo lo contrario. La gente se entregó y se exprimió durante su actuación. Había tenido la oportunidad de ver a Good Riddance unos meses antes, en el Gasteiz Calling, pero la de Madrid se presentó como una ocasión inmejorable. Nada como el calor de un club (nunca mejor dicho) para disfrutar de una velada de punk rock. Actitud arrolladora y entrega arropadas por la pasión que se vivió en el pit me transportaron a aquellos años de instituto y universidad, donde el futuro importaba más bien y poco y me limitaba a disfrutar de cada momento. Y así fue con Good Riddance. Un viaje a aquellos maravillosos años, a aquellos 90s.

 

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s