Chaos-Tage: Punk, violencia y destrucción en Hannover

Panfletos distribuidos por todo el país habían convocado a los jóvenes punkis para reducir Hannover a “polvo y cenizas” durante dos días de lucha contra “la policía y los burgueses”. Conmemoraban de este peculiar modo el décimo aniversario de sus últimos Días del caos festejados en esta ciudad del centro dé Alemania. Durante varios años consecutivos, desde finales de los 70 hasta 1984, los punkis celebraron reuniones anuales de este tipo en Hannover, ciudad emblemática de su movimiento.

Mas de 250 personas fueron detenidas durante la noche del sábado, elevando la cifra total del fin de semana a unos 600. Unos 180 punkis fueron detenidos en la noche del viernes por provocar disturbios y otros 140 el sábado por la tarde cuando la mayoría de ellos orinaba al unísono en la plaza que se encuentra junto a la estación de trenes de Hannover.

Este texto fundido de las informaciones de diversas agencias pudimos leer el 8 de agosto en el diario El País bajo un titular nada sensacionalista: Jóvenes punkis siembran el caos por dos días en la ciudad alemana de Hannover. El periódico del grupo PRISA se hacía eco de una serie de enfrentamientos que se habían vivido durante el fin de semana en de Hannover, donde la escena punk se concentró para celebrar el 10º aniversario del cese de Chaos-Tage, Días o Jornadas del Caos que se habían desarrollado en esta localidad germana.

¿Por qué tanta violencia? ¿Por qué nacieron las Jornadas del Caos en Hannover y no en Berlín o Hamburgo? ¿Por qué dejaron de celebrarse en 1984? Durante las próximas líneas vamos a dar respuesta a algunas de estas preguntas en lo que va a ser nuestro primer artículo largo de este 2019 bajo el título de Chaos-Tage: Punk, violencia y destrucción en las calles de Hannover


01. Orden y seguridad pública: Punker-Kartei

02. Pesadilla punk antes de Navidad

03. Más caos y desorden!!!

04. Vacaciones en Hannover


01. Orden y seguridad pública: Punker-Kartei

Como bien podemos leer en el magnífico reportaje de la revista Contrahistoria publicado en su número 5, titulado Chaos-Tage: Terror Punk, las concentraciones de punks venían sucediéndose en Alemania desde finales de la década de los años 70. “En 1979 se celebraría la primera reunión de punks de la que se tiene noticia en Alemania en la ciudad
de Bochum. Este movimiento contracultural había desembarcado con fuerza meses antes, en su faceta más combativa y reivindicativa, en una Alemania prácticamente aún en estado post-bélico desde la Segunda Guerra Mundial, permaneciendo en su trayectoria estrechamente ligado a movimientos sociales como la okupación o el antifascismo“. 

El origen de las Chaos-Tage se remonta a las llamadas Wuppertaler Punk-Treffs, encuentros de punks que se celebraban en la localidad de Wuppertal, entre Düsseldorf, Leverkusen, Dortmund, Duisburgo y Colonia. Este origen se sitúa en junio de 1982 en unos disturbios se conocen como Punker-Schlacht von ElberfeldBatalla Punk de Elberfeld.

Todos los sábados por la tarde, en Wuppertal se realizaban concentraciones de punks en una fuente ubicada en una zona comercial, donde se habían producido algunos incidentes menores debido a las protestas originadas por la presencia de los punkrockers. Sin embargo, estos incidentes provocaron la reacción en las autoridades locales, que fueron aplicando una serie de normas para mantener controlada a esta parte de la juventud de la ciudad e, incluso, intentaron llevar la concentración punk a otra parte menos molesta para los comerciantes. 

La tensión continúa en aumento durante los primeros meses de 1982 hasta la celebración del 1º de mayo, donde se acudieron 500 punks. No hubo detenidos en esta ocasión, pero iba a ser la última celebración tranquila. Al siguiente fin de semana se produjeron enfrentamientos con la policía que se saldaron con la detención de 60 punks. Como protesta ante la represión fue convocada una manifestación contra el “terror policial“, que atrajo a simpatizantes punks de todo el país. Los incidentes que se desataron en el centro de Wuppertal se conocen como la Batalla Punk de Elberfeld y son el antecedente directo a las Jornadas del Caos de Hannover

El Punker-Kartei fue creado en 1982 por el departamento de policía de Hannover , los punks y skinheads se enumeran en orden “para obtener una visión general de la escena punk en Hannover” y para contrarrestar una amenaza para la seguridad pública y el orden. En respuesta al fichero surge las Chaos-Tage que se desarrollarán tanto en Hannover como en el resto del país. 

Estas medidas controladoras y represivas que se habían aplicado desde Wuppertal no fueron exclusivas de esta zona. Fueron extendiéndose a otras regiones y ciudades de Alemania e, incluso, se adoptaron medidas mucho más agresivas. Una de ellas es la que da origen a las Jornadas del Chaos de Hannover. “En noviembre de 1982, el periodista Jürgen Voges, saca a la luz la existencia de un Punker-Kartei [Nota del autor: Archivo o Fichero Punk] por parte de policía y autoridades en la ciudad de Hannover. Se trataba un fichero oficial en el que la policía pretendía incluir todo tipo de datos sobre cualquiera relacionado con la escena punk, independientemente de que contará con algún tipo de antecedente o no“, podemos leer en el reportaje de Contrahistoria.

El archivo se estableció a fines de agosto de 1982 bajo el entonces jefe de policía Gottfried Walzer y se mantuvo en secreto por el Departamento de Investigación Criminal 7, que es responsable de la protección estatal. En este caso, todos los departamentos de Schutz-und Kriminalpolizei de Hannover recibieron instrucciones de “informar sin demora a la oficina central de noticias y evaluación de KFI 7 a todos los puntos de vista sobre los llamados punks“. 

El archivo fue descubierto después de que un oficial de policía enviara anónimamente una copia de la orden a Die Tageszeitung (TAZ) a principios de noviembre de 1982, que fue publicada por el periodista Jürgen Voges . En las Jornadas del Caos en 1983, el portavoz del departamento de policía dijo que el archivo todavía existía. 

El motivo de la creación de este archivo de punks y skins por parte de la policía local, según leemos en esta revista, se debió a que “la ciudad de Hannover cuenta con un buen puñado de casas y locales okupados y alternativos frecuentados por punks y skins a principios de los 80, principalmente en los barrios de Nordstadt y Linden. Especuladores presionan al ayuntamiento para expulsar a los okupas de Hannover creándose el ya mencionado Punker-Kartei como preventivo para futuros enfrentamientos“. 

02. Pesadilla punk antes de Navidad

La reacción de la comunidad punk de Hannover fue la de complicar lo máximo posible la acción policial y, sobre todo, quitar validez a este fichero policial. La idea no fue otra que convocar a punks de todo el país a acudir a Hannover el 18 de diciembre de 1982. Al llenar la ciudad de punks, todas las fotografías tomadas por la policía iban a dejar de tener validez ya que el dossier estaría formado mayoritariamente por personas ajenas a esta ciudad de la Baja Sajonia. Para ello comenzaron a distribuirse carteles y flyers, como el que podéis ver más arriba, invitando a acudir a la ciudad. 

Una de las personas que pusieron en marcha la maquinaria de las Jornadas del Caos fue Karl Nagel. En un artículo publicado en Spiegel, este co-organizador explica la conexión entre las Wuppertaler Punk-Treffs y las Chaos-Tage. “Debido a mi servicio civil, acababa de llegar a Hannover durante estos meses y había traído conmigo una valiosa experiencia de las reuniones punk de mi ciudad natal, Wuppertal. Comenzamos con un pensamiento bastante ingenuo, buscando la reacción de los buenos ciudadanos una vez que en medio de su hermosa zona comercial se juntaban los jóvenes degenerados. Todo terminó en histeria, batallas callejeras“. “El punk era la herramienta ideal para mantener la imaginación paranoica funcionando a toda velocidad, especialmente por los medios de comunicación, la policía y la política“, reflexiona.

En una tarde de domingo, me reuní con un puñado de punks en Holy and Heike en Hannover Linden, y nos pusimos a pensar en cómo Hanover podría convertirse en un manicomio. Wuppertal, en realidad, ya había mostrado el camino correcto: solo necesitas reunir suficientes punks en una zona peatonal. Es casi seguro que esto crea una masa crítica interesante que se convierte en autopropulsada. El caos es inevitable“, prosigue Nagel.

Simplemente llamamos a todos los punks a Hannover y les hicimos una oferta para ser incluidos en el fichero punk de la ciudad. Además, alentamos a todos los opositores a tales métodos de detección (hippies, fanáticos políticos y todo tipo de caóticos) a disfrazarse de punks por un día, a fin de reducir la calidad del índice hasta el fondo. ¡Eso molestaría a los burócratas de la policía!“, comenta esta co-fundador de las Chaos-Tage. En cuanto al nombre, tardó en salir, sin embargo siguió una línea muy lógica. “Siempre estaban hablando del caos que íbamos a desatar. Llamémoslo Día del Caos“.

La escena punk de Hannover, además, iba a contar con la inestimable colaboración de una de las grandes figuras de la escena punk internacional: Jello Biafra. El lenguaraz vocalista se encontraba de gira por Alemania junto a Dead Kennedys. Al enterarse de la convocatoria no dudó en darle publicidad durante sus actuaciones. El grupo invitó a Wolle, una de las personas que estaban tras la organización del Chaos-Tag, a continuar con ellos la gira por todo el país para promocionar la protesta. 

De esta manera, el sábado 18 de diciembre de 1982 más de 800 punks se juntaron en las calles de Hannover para la celebración del primer Chaos-Tag (Día del Caos). La protesta consta de una manifestación que rápidamente fue neutralizada por las fuerzas de seguridad, produciéndose enfrentamientos entre ambos bandos y con una represión que dura varios días, en los que la policía buscan intensamente a punks por toda la ciudad. 

03. Más caos y desorden

La derrota en el primer enfrentamiento entre punks y policía bajo el paraguas del Chaos-Tag no va a disuadir a los primeros. La prensa celebró el resultado de los choques. “So wüteten die Punks in der Innenstadt” (Devastados los punks en el centro de la ciudad) decía Bild; o “Punker wüteten mit Steinen und Flaschen” (Punks enfurecidos con piedras y botellas) de Hannoversche Allgemeine.

A pesar del resultado, los punks de Hannover no iban a rendirse. En abril de 1983 vuelven a la carga publicitando una segunda entrega, en la que se pasaba de uno a tres días, cambiado el nombre a Chaos-Tage (Días del Caos), para el mes de junio de 1983. “Aprovechando la buena relación entre los skinheads y la escena punk de Hannover se hace una convocatoria bajo el lema ‘Punks y Skins unidos contra el gobierno, la burguesía y los nazis’”, podemos leer en Contrahistoria

El 1 de junio de 1983, casi 500 punks y skinheads se reunieron frente a la estación de tren de Hanover antes de ser dispersados ​​por la policía debido a las protestas de los comerciantes. Éste iba a ser el pistoletazo de salida a un fin de semana marcado por los altercados. Esa misma noche, el Jugendzentrum (Centro Juvenil) de Kornstraße acogía un concierto con la presencia de más de un millar de asistentes.

Al final del concierto, skinheads de ultraderecha llegados de Hamburgo y Berlín intentaron agredir a los allí presentes pero fueron repelidos. En su huída, los boneheads tuvieron que se protegidos por la policía que comenzó a cargar contra los asistentes a las Chaos-Tage, originando enfrentamientos muy violentos en los que, además, también se produce el saqueo e incendio de locales comerciales. 

El 2 de junio, la concentración de punks y skins llegados para participar en el Chaos-Tage se estima que era entorno a los 1.500 y 2.000. Al advertir la presencia de un numeroso grupo de boneheads alrededor de la estación de tren comenzó una nueva pelea entre bandas que siguió repitiéndose a lo largo del  día. Sin embargo, la violencia decreció el último día, el 3 de junio, cuando la mayoría de los asistentes abandonaron Hannover. 

La edición de 1984 del Chaos-Tage se iba a internacionalizar tras el llamamiento realizado en las páginas de Maximum RocknRoll para acudir a Hannover en apoyo del movimiento

Antes de concluir el año y para celebrar el primer Chaos-Tag, de diciembre de 1982, se lleva a cabo otra actividad de protesta denominada Weihnachts-Pogo (Pogo Navideño) que concentra a unos 150 punks en un concierto celebrado el 17 de diciembre de 1983. Al término de éste, la policía hace presencia y comienza a hacer detenciones, a pesar de que la jornada había transcurrido pacíficamente. 

Las Jornadas del Caos volvería en agosto de 1984. Sin embargo, en esta ocasión el llamamiento no era sólo a los punks y skins alemanes. La protesta se internacionalizaba, llegando a aparecer incluso en el Maximum RocknRoll, y el lema de este año era “Chaos-Tage gegen die braune Pest!” (Días de caos contra la plaga parda o Días del caos contra la plaga nazi).

El 3 de agosto, la situación del año anterior se repite, y cientos de asistentes venidos de todas partes son retenidos en la estación central, donde se suceden también los primeros encontronazos con boneheads. La policía, esta vez está mejor preparada, y durante los dos primeros días realizará numerosos registros y detenciones arbitrarias, requisando como ‘armas’ todo tipo de cinturones, chupas de cuero o cualquier otro elemento que portara cualquier tipo de pincho, tachuelas, …“, narra el artículo de Contrahistoria.

Al día siguiente, 4 de agosto, unos 2.000 punks y skins se congregan alrededor de la céntrica Operplatz, donde vuelven a reproducirse las peleas con los skinheads de ultraderecha. La violencia entre bandos se repite todo el día, en especial durante el camino al Jugendzentrum, donde Antifaschistischen Bündnis (Alianza Antifascista) había organizado un concierto para la noche. 

Las actuaciones se desarrollan con cierta normalidad hasta las 2 de la mañana, cuando la policía empieza a intervenir después de que algunos punks comenzaran a crear barridas con coches y a pegarles fuego. Según las crónicas, unos 1.500 punks se midieron a los agentes de las fuerzas de seguridad durante horas desatando el caos y acabando con parte de las instalaciones del Jugendzentrum.

04. Vacaciones en Hannover

Las Chaos-Tage de Hannover no iban a realizarse más durante la década de los años 80, a excepción de un breve y poco exitoso intento en 1989 que a penas concentró a 200 seguidores. Sin embargo, tanto por Alemania como en otras localidades europeas se fueron desarrollando eventos llamados Chaostage y que, en general, fueron desarrollándose de forma pacífica. Destaca el organizado en 1987 en Lübbecke, Nordrhein-Westfalen, donde más de un millar de punks llegados de toda Europa no causaron incidente alguno. 

La década de los años 90 iba a ver nacer a una nueva generación de punks y de skins con ganas de jaleo. Aprovechando el 10º aniversario de la última celebración de los Días del Caos de Hannover, el fanzine Streetpunk realizó un especial que se vendió rápidamente, creando una gran expectativa ante el regreso de este evento que iba a volver a celebrarse durante el primer fin de semana de agosto. 

Los primeros punks se dejan ver por Hannover el jueves 4 de agosto de 1994, pero los primeros incidentes con la policía se desarrollan el viernes 5, saldándose con la detención de unos 175 asistentes. “Los punks no son bien recibidos, impidiéndoseles el acceso al centro de la ciudad, por lo que, unos 500 en número, son reconducidos hacia el  emblemático, para la escena, barrio de Nordstadt. El sábado, el sensacionalista periódico Neue Press se hace eco de un supuesto, e inexistente panfleto, en el que se llama a reducir Hannover a “escombros y cenizas”, al que el resto de diarios y prensa dan total credibilidad“.

La tensión entre punks y policía fue en aumento hasta que se desataron los incidentes, que acabaron con unos 400 detenidos y, en especial, con una fuerte campaña emprendida por los periódicos alemanes. Como se cita en el artículo de Contrahistoria, “Los titulares hablan de coches volcados e incendiados, piedras, contenedores quemados, estragos… y de terror punk en la ciudad. En realidad, los disturbios más fuertes apenas duraron 20 minutos pero la supuesta “fiesta de la violencia”, como algunos periódicos atribuían al evento, vendió mas portadas“.

Por la tarde la policía, que ha conseguido reunir a todos sus efectivos, intenta aislar a los revoltosos alrededor de las Schaufelder Strasse y comienza un nuevo ataque, pero la noche finaliza con una nueva derrota policial

Para la convocatoria de 1995 iba a ser decisivo un fenómeno viral protagonizado por el vídeo Kampf-der-Welten (La Guerra de los Mundos), en el que se hacía una balance sobre la historia de las Chaos-Tage y que fue copiado y distribuido por las redes de la escena punk, okupa, anarquista, autónomos,… pero que también llegó a los medios de comunicación, que comenzaron con su campaña de alarma y acoso. 

El lema bajo el que se iba a desarrollar las Jornadas del Caos de 1995 era el de “Directos a la cárcel“, que no sólo suponía una afrenta para las fuerzas de seguridad, también presagiaba lo que iba a suceder durante tres días de agosto en Hannover. El primer día oficial de Chaos-Tage, el 4 de agosto, muchos asistentes comenzaron a preparar barricadas para hacer frente a los enfrentamientos con la policía que se desarrollaron esa misma noche cuando los agentes comenzaron los asaltos a los squats ubicados en HeisenstrasseSchaufelder Strasse

Las siempre valientes y corajudas fuerzas de seguridad se presentaron pertrechadas con sus mejores galas antidisturbios, pero la lluvia de piedras con la que fueron recibidas les hizo recular, pero finalmente terminarán entrando en Sprengel y comenzando con las detenciones. Sin embargo, este clima de violencia no iba a ser bueno para la policía. Muchas personas ajenas a las Chaos-Tage, pero atraídas por la violencia, se dieron cita en Hannover al día siguiente. De hecho, se habla de hasta 3.000 personas contra los agentes de la ‘ley’. 

Las fuerzas de seguridad son “prácticamente expulsados del Nordstadt, mientras un mercado de una famosa cadena es asaltado y expropiado para celebrarlo. La mañana empieza con relativa calma, con un concierto espontáneo en plena calle del grupo Total Chaos en zona okupada. Por la tarde la policía, que ha conseguido reunir a todos sus efectivos, intenta aislar a los revoltosos alrededor de las Schaufelder Strasse y comienza un nuevo ataque, pero la noche finaliza con una nueva derrota policial“. Además, el conflicto se iba a extender por toda la ciudad.

Finalmente, los políticos y la policía ya tenían el caos punk que necesitaban. Y no sólo ellos, un par de semanas después, la ultraderecha alemana intentó organizar una marcha en Hannover bajo el lema “Cuando el caos se adueña de Alemania, los alemanes necesitan mano dura“. De esta forma, obtuvieron la licencia para establecer leyes transitorias contra los punks para evitar las Chaos-Tage de 1996, que finalmente terminaron en Bremen ante la presión policial. Sin embargo y de forma inesperada, los punks volvieron a Hannover el 18 de agosto para enfrentarse a la policía. 

Los disturbios y enfrentamientos con la policía de 1995 hicieron que la represión sobre Chaos-Tage fuera insoportable y, prácticamente, no se volvió a realizar en Hannover. En otros puntos de Alemania se intentó continuar con la tradición, pero estos colectivos obtuvieron represión y prohibición o un absoluto fracaso de público asistente cuando lograban sacar adelante el proyecto. 


Autor: Charlie Condenado


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.