Película: ‘Ladies and Gentlemen, the Fabulous Stains’ (1982)

Cartel de la película Ladies and Gentlemen, The Fabulous Stains (1982)
Cartel de la película Ladies and Gentlemen, The Fabulous Stains (1982)

Para soportar las tardes de domingo os proponemos esta película, prácticamente de culto, publicada en 1982, aunque grabada durante 1980, sobre el grupo de ficción The Stains, compuesto por las hermanas Corinne (Diane Lane) y Tracy Burns y su primera Jessica McNeil (Laura Derm). El reparto estuvo integrado también por Ray Winstone, quien tenía 22 años e interpretaba a un cantante punk de una banda llamada The Looters, en la que están los músicos de los Sex Pistols, Steve Jones y Paul Cook, y Paul Simonon (The Clash). En la película también aparecen Vince Welnick y Free Waybill, de The Tubes, y Black Randy, de la banda Black Randy and the Metro Squad

La dirección corrió por cuenta de Lew Adler, el manager de The Mamas and The Papas, Sam Cooke y Jonny Rivers, mientras que el productor ejecutivo fue Joe Roth, quien luego se convirtió en presidente de los estudios DisneyEl director previamente había producido otro dos clásicos de culto como The Rocky Horror Show (1975) y Up in Smoke (1978), la primera historia de los fumones de marihuana Cheech y Chong.

Ladies and Gentlemen, The Fabulous Stains narra el ascenso sorprendentemente rápido al estrellato de un grupo de “rock” novato formado por tres adolescentes que apenas pueden tocar instrumentos y, de hecho, no tienen baterista.

Al ver lo que probablemente sea un concierto de rock raro en una pequeña ciudad de clase trabajadora en Pensilvania (aunque la película fue filmada en Vancouver), las chicas, especialmente Corrine, se dejan llevar por el exótico y elegante acto de apertura, una banda británica de punk / new wave llamada The Looters (que son en realidad The Professionals, la banda formada por Steve Jones y Paul Cook tras la disolución de los Sex Pistols aunque se modificó la formación de la película para mostrar al más fotogénico Ray Winstone como cantante y Paul Simonon, el bajista para The Clash).

Corrine observa astutamente que The Looters no se lleva nada bien con la banda principal de la gira, un grupo glam que está envejeciendo y que intenta sacar provecho del éxito del heavy metal haciéndose pasar por sus padres, llamados Metal Corpses. Corrine evalúa rápidamente su situación: acaba de perder a su madre a causa del cáncer y va a ser criada por una tía indiferente y mezquina, va a crecer en un pequeño pueblo de clase trabajadora con pocas perspectivas para cualquiera y mucho menos para una mujer joven enojada y creativa, y si alguna vez tuvo la oportunidad de perseguir el sueño de la celebridad instantánea, esta es. Ella engaña a The Looters con sus encantos femeninos haciéndoles creer que su “banda” es un tercer acto viable para la gira que actuará por poca o ninguna compensación.

Después de una breve protesta de sus antiguos compañeros de banda, se embarcan en una gira nacional, la falta de talento o canciones reales al diablo. Las pruebas y tribulaciones típicas de la gira de rock surgen como se esperaba, Corrine, una adolescente enojada y atrevida, pero ingenua, persigue una relación romántica con el cantante de The Looters y, en el proceso, se da cuenta de que puede usar su género y sexualidad como herramientas para manipular a los hombres y obtener lo que ella quiere. Surge la pregunta de quién se aprovecha de quién. Después de recibir algunos consejos de rock n roll de Ray Winstone, Corrine usa estos y las conexiones que tiene con promotores y agentes para conseguir más exposición y fama para su banda. Da un paso más y roba algunas canciones escritas por The Looters y comienza a interpretarlas como si fueran suyas en conciertos donde ha logrado convencer a los medios locales para que asistan. Ella usa las tragedias recientes de su vida para obtener apoyo en sus entrevistas de televisión y de la noche a la mañana, con la ayuda de un turbio representante, acumula seguidoras adolescentes que intentan emular su nueva apariencia, que también está siendo comercializada por el mismo turbio agente . Esto, por supuesto, enfurece a Ray Winstone, quien creía que estaba ayudando y, al mismo tiempo, aprovechándose de un adolescente ingenua.

Corrine pronto descubre que el éxito y la fama pueden ser fugaces, especialmente cuando se obtienen más a través del escándalo y la infamia que del talento real. Es quizás en este sentido, una advertencia para la ola incesante de “celebutards” y “estrellas” de reality shows que llegarían a la escena unos veinticinco años después de que se hiciera esta película. Damas y caballeros, The Fabulous Stains mantiene un culto leal debido a la presencia de la realeza punk real (The Professionals, que fue una banda efímera con pocas apariciones) y el trampolín que se convirtió para Ray Winstone, Diane Lane, y Laura Dern.

La copia que hemos conseguido de la película Ladies and Gentlemen, the Fabulous Stains está en versión orignial pero subtitulada al castellano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .