Crónica @ Gasteiz Calling 2016

La crónica de un festival es una tarea complicada. Es difícil resumir una jornada con diez bandas y una fiesta previa de calentamiento con otras cinco. Demasiados momentos, muchos detalles, y la necesidad de no extenderse imposibilitan expresar una visión suficientemente completa de lo acaecido entre viernes y sábados en el Gasteiz Calling de Vitoria así como su velada previa.

You know sometimes when you play a gig and you think “oh my my”? And it doesn’t matter if it was to 20 people or 200, well tonight was one of those. If you were here, thank you.

Esta actualización de estado que realizó Cock Sparrer en su fan page de Facebook tras su actuación en el Gasteiz Calling 2016 creo que es el mejor resumen que puede realizarse de un intenso fin de semana en Vitoria. La veterana formación londinense, activa desde 1972, se erigieron en los grandes ganadores del día y no es porque el resto de bandas no pusieron empeño en ganar este simbólico galardón moral. Simplemente arrasaron y encandilaron a partes iguales.

El momento de la bengala, con el Iradier Arena desgallitándose mientras coreaba “Take’Em All, Watch’Em Fall“, puede ser el mejor resumen de la noche. La llama del punk y del hardcore sigue viva gracias a bandas veteranas como Cock Sparrer, Youth Brigade, Gorilla Biscuits o Anti-Nowhere League, pero también a otras más noveles como The Interrupters o de mediana edad al estilo Pennywise o Ignite. Cada uno con su propuesta, con sus códigos y lenguajes, con sus diferentes puestas en escena, pero todas supieron calar entre el público. Pero, desde luego, si la llama del punk sigue viva es porque los seguidores la siguen portando y locos continúan apostando por organizar eventos como el Gasteiz Calling.

El sábado no pude ver el concierto de G.A.S. Drummers, que acaban de lanzar disco en directo titulado Alive and Well; y llegué a tiempo de ver cómo empezaba (y se desarrollaba) el de The Interrupters. El grupo californiano, protegido de Tim Armstrong (Rancid), compareció en el Gasteiz Calling para presentar su último larga duración: Say It Out Loud, que intercalaron con canciones de su álbum de debut.

Un concierto alegre, entretenido, y una ideal toma de contacto con las novedades del festival vitoriano. Novedades como un sonido mejorado al extremo en comparación con la primera edición, mayor facilidad de acceso a la parte inferior, y una pasarela por donde desfilar y tirarse sobre el público, que fue una de las zonas más activas del festival. En lo negativo, la aparición de los tickets para poder comprar en las barras, a pesar de presentarse en forma de moneda de plástico con la leyenda “ACAB: All Coins Are Beautiful“.

Tras los californianos, otro de los grandes triunfadores del sábado: Anti-Nowhere League. Comenzando tras su clásico “We Are… The League“, repasando sus grandes éxitos, esos que seguramente conoces hasta sin saber que son suyos, y con un carismático Animal al frente de las operaciones, quién supo conectar a la perfección con el público. Pudimos disfrutar de “I Hate People“, “Snowman“, “Woman“, “Can’t Stand Rock and Roll“, “Streets of London” y, por supuesto, “So What“.

Tras los ingleses y buscando un necesario descanso para reponer fuerzas, saltando el concierto de Lendakaris Muertos, llegó el turno de los hermanos Stern, a quienes ya pudimos ver el viernes como público durante la fiesta de presentación. Los creadores de Better Youth Organization desplegaron un set sin concesiones ni descanso, aunque sí les dio tiempo a recordar que en 1984 actuaron en Barcelona junto a Eskorbuto; y para tocar algunos hits del inicio del hardcore punk como “Violence“, “What Are You Fightin’ For” para cerrar con el coreado “Sink with California” (When It Falls Into the Sea).

Gran agitación en el pit ante la llegada de la triada hardcore compuesta por Ignite, Gorilla Biscuits y Pennywise. Los primeros, bien liderados tanto sobre el escenario como desde la voz por Zoli Teglas realizaron una actuación muy celebrada por los asistentes. De hecho, aunque es una apreciación puramente personal, tras Cock Sparrer y CRIM -sí, CRIM-, creo que el grupo del que vi más camisetas por Vitoria.

Comenzaron con “Veteran” y pensé que su repertorio iba a dar más cancha a sus composiciones de la época de Call On My Brothers y A Place Called Home, pero me equivoqué. Su actuación se basó en repasar su material más reciente, incluyendo una aburrida y exasperante versión de “Sunday Bloody Sunday” de U2. Muy coreados y con mucha actividad entre el público.

Lo de Gorilla Biscuits fue diferente, al menos en lo personal y desde un punto de vista subjetivo. Desde que sonó la intro de “New Direction” y comenzó la canción para seguir con “Stand Still” se desataron las hostilidades en primera fila.  Civarelli y sus huestes iban desgranando el setlist lo único que apetecía era descargar adrenalina y soltar algunas piñas en el pit. Han alargado las canciones, no son el tiro en la sien que uno puede oír al pinchar el vinilo de Start Today, pero creo que nadie se fue decepcionado con clásicos como “Degradation“, “Good Intentions“, “Two Sides“, “Things We Say” o “Start Today“, con el que concluyó su paso por la tarima del Gasteiz Calling. E incluyeron un repaso a “Minor Threat” y alguna versión de C.I.V..

Pennywise creo que fue el grupo que peor sonó, al menos de los que vi. En anteriores ocasiones siempre me quedó la sensación que es un grupo que no ejecuta bien sus canciones, a pesar de tener una gran cantidad de hits, especialmente en esa joya de los 90s llamada About Time. Independientemente arrastraron a un buen número de seguidores a Vitoria que lograron crear una gran atmósfera durante su concierto. Además, quién va a poner muchas objeciones cuando disfruta -y corea como el adolescente que hace años que no es- de temas como “Fight… ‘Til Day“, “Peaceful Day“, “Same Old Story“, “Society“, “Fuck Authority” o de la versión de “Do What You Want” de Bad Religion. También interpretaron “Stand By Me” y, por supuesto, cerraron por todo lo alto con “Bro Hym“, muy coreada hasta después de haber terminado el show.

Y llegó el concierto del festival: Cock Sparrer. Los ingleses fueron los grandes triunfadores tras una actuación repleta de clásicos, como no podía ser de otra forma. Repasaron especialmente Shock Troops, donde gran parte de sus mayores éxitos, y, sobre todo, demostraron disfrutar sobre un escenario así como hacer disfrutar a la audiencia. Un concierto sin grandes alardes escénicos ni lumínicos, pero cuando tienes hits tan coreables y que forman parte de una cultura no es necesario añadir nada más a la música.

Riot Squad“, “Watch Your Back” y “Workin’” para empezar; “Take’Em All“, “Where Are They Now?“, “England Belongs to Me” y “We’re Coming Back” para despedirse y dejar al público congregado en Vitoria coreando su estribillo durante más de un minuto. Cerveza, coros, baile, bengalas y uno de los ambientes más emotivos que he podido vivir a lo largo de los más de 20 años que llevo acudiendo a conciertos. Memorable e histórico!!!

Warm Up Party
Si Cock Sparrer demostraron que los viejos rockeros -o punkrockers- están a la altura de las nuevas generaciones,  Angelic Upstarts y Slime hicieron lo propio durante la fiesta de presentación o warm up party que se realizó el viernes en la sala Jimmy Jazz de Vitoria, organizadora del festival gasteiztarra. Fue curioso comprobar cómo parte del público que se entregó con devoción extrema a las bandas más melódicas, como Authority Zero o Strung Out, pasó olímpicamente de Slime y Angelic Upstarts, permaneciendo fuera de la sala atiborrándose a cerveza en el bar de al lado de la Jimmy Jazz.

Del warm up party, al que asistí desde las dos últimas canciones interpretadas por Authority Zero, puedo destacar la grata sorpresa que me causaron Slime, a quienes no tenía el gusto de conocer. Punk alemán, saturado, rápido, con continuos mensajes políticos y antifascistas para presentar sus canciones donde repasan todos los tópicos del punk habidos y por haber: policía, religión, ejército, nazis, …

Strung Out desataron pasiones, probablemente fueron los más celebrados y los que lograron una mayor complicidad con el público; mientras que Angelic Upstarts nos regalaron un inicio de concierto absolutamente memorable, comenzando sin respiro con “Tories Tories Tories (Out Out Out), “Never Had Nothing“, “Two Million Voices“, “Last Night Another Soldier” y “Solidarity“. Su primera media hora fue una sucesión de clásicos de la banda tocados sin dilación, sin embargo, posteriormente el estado físico empezó a pasar factura y decreció el ritmo pero no el número de hits: “Woman in Disguise“, “Kids on the Street“, “Machine Gun Kelly“, “Police Oppression“, “I’m An Upstart” y terminar con toda la sala berreando y saltando con “If The Kids…” de Sham 69.


Autor: Charlie Condenado


 

 

 

 

Anuncios

10 Comentarios Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s